Autor


Hola, soy Alexei. Mi inicio como jugador se remonta a finales de los 80, cuando regreso a Barcelona con mis padres para instalarnos aquí (hasta hoy) y descubrimos atónitos el MSX de mis tíos. Una buena mañana, mi padre se presentó en casa cargado con una caja rectangular… ¡un Spectrum para nosotros! ¿Mi primer videojuego? Phantomas.

Ahí surgió esta afición, y creció desmesuradamente hasta la categoría de amor incondicional. Como toda relación, hemos tenido nuestros más y nuestros menos: la muerte de Dreamcast, la caída de SEGA, el cambio de rumbo de Nintendo, las secuelas anuales a 65 euros, la masificación de juegos móviles y sociales de dudosa calidad…

Una parte fundamental de mi infancia son las consolas de 16 bits, los salones recreativos, los arcades de antaño, el grupo de chavales en la máquina de Street Fighter II y las genialidades de SEGA. Todo eso ya es historia, me parte el corazón. Mi deseo con esta web es recuperar los clásicos con los que crecí, recordar mis juegos favoritos y darlos a conocer entre la gente más joven que yo. 

Actualmente, mi mayor interés se centra en los juegos clásicos, las portátiles y algunas genialidades de la escena indie. Espero que quienquiera que visite esta página disfrute con mis antiguallas tanto como yo. Y los amigos de toda la vida, especialmente ellos, que también lo pasen en grande. Espero vuestros comentarios por aquí o en Youtube, serán recibidos con los brazos abiertos.


Pedidos, encargos, reparaciones… (leer novedades 2016)

Desde niño me interesó aprender cómo funcionaban todos esos aparatos que tantas horas de diversión me daban. Hoy en día, me dedico a reparar y restaurar consolas en mal estado, y llevar a cabo diversas modificaciones como el típico desbloqueo regional de las consolas clásicas. No puedo trabajar gratis, pero sí podría estar interesado en cambiar mis servicios por juegos que ya no queráis, siempre y cuando me gusten y no los tenga repetidos.

En 2016, debido a los muchos inconvenientes con los que nos topábamos continuamente, decidimos tomar una nueva dirección y reacondicionar nuestro viejo taller hacia otro tipo de labores. No es un adiós definitivo a la modificación de consolas pero ya no será una de nuestras prioridades, lamentándolo mucho. La buena noticia es poder seguir haciendo algo que nos entusiasma y también relacionado con el mundo de los videojuegos. Por favor, visitad la sección Creaciones-LV para saber más de nuestro nuevo pasatiempo.


Agradecimientos

El nombre/apodo de todos los que hayáis colaborado apoyándonos de alguna manera aparecerá bajo estas líneas, ¡gracias!

Mayo de 2016

Gracias a Jero, por la Game Gear que nos ha donado para piezas. No funciona pero ya tenemos una idea sobre cómo sacarle partido.

Gracias a Fran, por intentar dar a conocer nuestras creaciones, también por su paciencia y comprensión cuando los trabajos de taller se demoran.

Año 2015:

A mi querido amigo Víctor, por varios regalos como Final Fantasy VII (entre otros) y su gran ayuda a la hora de recuperar juegos que perdí. Y le recuerdo desde aquí, que cuando le apetezca, está invitado a escribir o participar en LV-481.

A mi querido primo Moisés, que nos cedió a Víctor y a mí los restos de su colección personal. Por la parte que me corresponde, muchísimas gracias. Saturn Bomberman, Final Fantasy IX, ISS Pro Evolution 2, su PlayStation 2… ¡Un millón de gracias!

Y como siempre, gracias a todos los particulares que venden juegos a precios razonables.


Contacto

Podéis dejar un comentario en cualquiera de las entradas de la web, no requiere registro. Tal vez, si os conectáis con un dispositivo móvil, el sistema de comentarios Disqus no funcione correctamente. También tenéis la opción de enviar un correo a livinum481 arroba gmail punto com. Y si os apetece, nos encantaría hacer crecer nuestro canal en youtube/LV481 con vuestra participación.


Cookies, privacidad y otros asuntos...

La información es el corazón de internet, ésta debe ser fácilmente accesible sin importar el dispositivo con el que navegues. Haciendo un gran esfuerzo, he diseñado esta página para que se visualice correctamente y cargue a toda velocidad en un PC de hace 10 años. Usabilidad y adaptabilidad, esa debería ser la norma en internet, pero muchos de los sitios más grandes y populares que conozco, no cumplen. No cumplen y te insultan cada vez que los intentas visitar, creándote la falsa percepción de que no navegas bien porque eres un inútil o es culpa de tu móvil. Cuántas veces habré cerrado el navegador, desesperado por no poder interactuar correctamente, por no poder hacer un simple zoom a una fuente minúscula que no podía leer, eso sí, después de pelearme con una publicidad a pantalla completa que no había manera de cerrar.

Si tu experiencia aquí no es satisfactoria, comunícamelo para que lo pueda solucionar.

Llevando, tal vez hasta el extremo, algunas de mis ideas sobre cómo debería ser internet, esta página no recoge ninguna clase de información sobre ti. He retirado el sistema de estadísticas de StatCounter que me permitía saber detalles como la hora de acceso, ciudad, navegador, resolución, sistema operativo y artículos visitados dentro de LV-481. Información, en todo caso, no personal, como es evidente, que suele utilizarse para adaptar tu contenido al gusto de los visitantes. A mí, sinceramente, todo eso me da igual. Escribo aquí por afición, no me inquieta ni un poquito saber si alguien me lee o no.

Yendo todavía más lejos, he hurgado en el código hasta poder extirpar el JavaScript de Google Analytics que Google inyecta a toda página o blog alojada en Blogger. Su función es analizar el tráfico de tu sitio, un montón de estadísticas para conocer los hábitos de los navegantes en tu sitio, pero... ¿para qué quiero yo todo esto? Con el objetivo cumplido de que mi página cargue veloz hasta en una 3DS, no necesito saber nada más. Como Google no te permite la posibilidad de desactivar Google Analytics, me ha tocado "romper" el código de mi página para impedir que las porquerías de Google se carguen de fondo. El precio a pagar es un fallo de diseño (en el pie de la página) que todavía no sé corregir, pero puedo vivir con ello.

Las únicas cookies que se deberían generar en tu ordenador son las del sistema de comentarios Disqus, de éstas no puedo deshacerme.