Se volverán a fabricar accesorios oficiales para Mega Drive, Saturn y Dreamcast (alianza entre SEGA y Retro-Bit)


Esta mañana me enteré de una noticia que llenó de ilusión mi corazón arcade, el título lo dice todo. No conozco a la gente de Retro-Bit, no puedo dar una opinión personal sobre sus artículos actuales, pero que en el año 2018 tengamos la oportunidad de comprar accesorios oficiales, después de tantos años desde la traumática (para mí) transformación de SEGA en third party y fin comercial de su último sistema, es casi para dar saltos de alegría.

Soy un jugador que no se dedica a coleccionar, no hay tantos juegos que desee como para no poder permitírmelos si soy paciente, pero ha llegado un punto que hasta a mí, que solamente quiero cuatro tonterías, me echan para atrás los precios. En el último año he visto cómo me están pidiendo el doble por juegos que solamente tienen valor para mí, porque ni son raros, ni en su día fueron rompedores. Se aprovechan de nosotros, y como no somos pocos, si no pago yo, será otro quien lo haga. Y existiendo este negocio tan lucrativo basado en la especulación, lo que no entiendo es cómo nadie hace nada para detenerlo si somos tantos los apasionados por lo retro. Somos una legión los interesados por esos mal llamados sistemas muertos, hasta compraríamos juegos si se volvieran a editar, porque seguro que no serían más caros que la salvajada que nos piden de segunda mano. Si una fábrica china puede replicar un PCB, carcasa, pegatina y carátulas de Mega Drive, y vendértelo por dos duros, ¿cómo una gran empresa no va a poder reeditar cartuchos y discos de su propiedad?



Llamadme loco, pero sueño con ese día, el día que todas estas compañías se den cuenta de que el videojuego, como la literatura o el cine, no tiene fecha de caducidad y es parte de nuestra cultura. Por ahora, me conformo con esta nueva y maravillosa oportunidad de volver a comprar periféricos oficiales a estrenar para Mega Drive, Saturn y Dreamcast, ¡recién fabricados! Y mientras, me voy mentalizando para dar paso a las reproducciones. Debido a mi preocupación por la preservación de videojuegos clásicos, cada vez les veo más ventajas a ciertas imitaciones de buena calidad, pues nos dan la oportunidad de jugar en nuestras consolas con total normalidad, conservando la genuina experiencia de seleccionar un juego de la estantería, contemplar el arte de su carátula, recordar tus vivencias con él, sacarlo de su estuche e introducirlo en tu consola. Esos segundos previos a una partida son también parte de ella, un ritual que comienza frente a tu colección y bien comprenden los amantes del videojuego clásico. Y esa relajación que percibo no es muy diferente, al menos en mi caso, a meditar unos segundos frente a una obra de arte, cuya más que probable condición de réplica nunca me ha afectado.

A mi modo de ver, recurrir a las reproducciones sería el paso intermedio entre la fría emulación (fundamental en la conservación de videojuegos e ideal para probarlos rápidamente) y gastarse cientos de euros en las piezas originales más codiciadas. Si cayera en mis manos una de esas rarezas con pocos cientos de unidades en el mercado, no me creería más merecedor de ella que cualquier otro aficionado, no soy más especial que tú, querría que todo el mundo tuviera acceso. Al final dará igual si la carátula fue impresa en Japón hace 30 años o la semana pasada en una imprenta barcelonesa, viviremos la misma experiencia completa y preservaremos juegos que parecían perdidos.

No me gusta el elitismo y la especulación, por eso veo las reproducciones como otra forma de conservar videojuegos sin renunciar a los preciosos detalles que los envuelven. Eso sí, a ser posible, procurad no destruir cartuchos para hacer otros cartuchos, al final esos juegos comunes tan abundantes se convertirán en raros. Tiempo al tiempo. No tiene sentido pagar por juegos regulares que no vais a jugar, hay que reproducir con cabeza, solamente piezas clave por las que de verdad sintáis cierto grado de ilusión. Una colección en la que no queden patentes tus gustos, se aproxima más a una obsesión que a un pasatiempo.

Y si estás harto de trastos, Everdrive y se acabó. Hay opciones para todos los gustos, válidas todas.

Publicado el 24 de enero de 2018