Housemarque: El Arcade ha muerto, ¡larga vida al Arcade!


No acostumbro a aprovecharme de la actualidad para generar contenido que atraiga visitas. Suene creíble o no, en más de una ocasión he hecho lo contrario, retrasar contenido para no hacerlo coincidir con absurdas fechas de aniversario, incluso me reservo un buen surtido de artículos para cuando las aguas amainen, no me gusta ser polémico. Quien sepa quién soy sabe que así es, y quien no, dicho con todo el respeto, no importa demasiado. Pero hoy, he desayunado en compañía de una mala noticia que ha quebrado este corazón, nacido y crecido en los 80, entre portentosas máquinas recreativas y humildes conversiones domésticas. La veterana Housemarque ha decidido cambiar de rumbo…


Una década después de recomendar como un poseso el increíble Super Stardust HD de PlayStation 3, registrándome en foros que nunca había pisado (como el Oficial de PlayStation) solamente para hablar de sus bondades, sus creadores han publicado en su blog una preocupante entrada de título ‘El Arcade ha muerto’. Es una carta de despedida, no del mundo de los videojuegos (menos mal), pero sí es un adiós definitivo a lo que mejor sabían hacer. Durante los últimos años Housemarque había mimado y modernizado el género arcade como nadie, dotándolo de la fuerza visual y sonora de estos tiempos, pero al final reducidos a meros adornos de un núcleo jugable pulido hasta la perfección. Detesto relacionar los videojuegos con la palabra adicción, pero estos lo eran, vaya si lo eran. A poco que pudieras ver más allá del neón cegador, quedabas atrapado en la experiencia arcade más pura y adrenalínica.

Para mí, Housemarque se convirtió por méritos propios en la Diosa de los ‘Twin Stick Shooters’, me llegaba a dar pereza jugar a juegos de otras compañías que compartían el mismo sistema de control. Sin llegar a mi frenesí lúdico, buena parte de la crítica estaba de acuerdo sobre la calidad de sus títulos, pero las grandes ventas de estos juegos de gran presupuesto nunca llegaron. Como fan de esta compañía, entenderéis que no esté de acuerdo con su decisión, y tampoco estoy del todo de acuerdo con su visión sobre el panorama actual, pero para ellos está claro que es el momento de renovarse o morir.

En su comunicado, cuentan que algunos de sus juegos solamente recibieron gran atención al ser regalados en servicios como PlayStation Plus, y llegan a la conclusión de que deben poner fin a su vínculo con los videojuegos arcade, reconociendo que desean moverse en la misma dirección que la industria (juego on-line, comunidades…). Debido a unas ventas no demasiado productivas, suena como si Housemarque estuviera rechazando ahora todo lo que hizo bien. En cierto modo comprendo que puede asustar a jugadores como tú y como yo, ávidos de experiencias exigentes en las que prime el buen gusto, el control refinado y los reflejos. Pero, ¿sabes qué? Los arcade no han muerto, no morirán nunca.

Y respecto a Housemarque, si mantienen los mismos valores, atención y buen hacer, habrá que darles como mínimo una oportunidad. Creo que se la han ganado, llevan más de veinte años haciéndolo.

Publicado el 2 de noviembre de 2017