¿200 seguidores? ¡200 seguidores! (y monetización)


Semanas atrás me sorprendía por el progreso de nuestro canal en Youtube, me invadía un sentimiento de extrañeza por los 150 seguidores que nos seguían, se interesaban por nuestros vídeos y participaban con sus dudas. Me parecía raro, sobre todo porque esto comenzó como un experimento (un añadido para hacer la web principal más atractiva) y porque soy una persona que siempre intenta pasar desapercibida.

Siempre tuve clarísimo que Youtube era una herramienta sensacional, pero no sabía muy bien cómo sacarle provecho, yo no era precisamente una persona que supiera hablar frente a una cámara, y mucho menos montar vídeos entretenidos. Desde que me animé a usar el canal de forma más o menos habitual (hubo períodos en los que no pude dedicarle tiempo), he vivido una etapa de aprendizaje y experimentación, que incluso me ha ayudado a expresarme con mayor fluidez oral.

También quería hablar sin pelos en la lengua sobre nuestra opinión en cuanto a la monetización.
 
Gina y yo no somos la clase de personas que van detrás de todo el mundo suplicando “likes” y seguimiento, llamando la atención y buscando reconocimiento. Pero, si alguien nos sigue porque le apetece, si alguien es capaz de soportar la publicidad sin saltarla, si a alguien le gustan nuestros vídeos y los comparte con sus amigos... todo eso nos ayuda muchísimo, nos ayuda una barbaridad, pero no del modo que alguno puede estar pensando: de momento, en algo más de un año, no hemos recibido ningún pago por publicidad. ¿Entonces por qué lo hacemos? Porque desde el día que llegué a internet (1999), me fascinaron las webs personales extranjeras en las que leía análisis de juegos que nunca llegaron a España. Lo hacemos porque ésta es nuestra afición, porque nos gusta.
 
Creemos firmemente en el derecho de recibir una remuneración por tu tiempo, sea cual sea el trabajo en el que lo inviertas, incluso si el resto de la sociedad no lo entiende, ya sea porque viven anclados en otra época, porque por envidia desprestigian tus creaciones o, simplemente, porque no se han parado a pensar que detrás, poco o mucho, hay un esfuerzo por tu parte. Sí, Youtube crea monstruos, pero no es nuestro problema. Nuestra labor es plenamente divulgativa, compartimos nuestros conocimientos, os ayudamos con vuestras dudas, os invitamos a averiguar qué falla en vuestras consolas averiadas, a no consumir tontamente cuando puedes repararlo con tus propias manos... Y apoyamos siempre el pensamiento crítico, aportando nuestros análisis y leyendo con interés vuestra opinión, que no siempre tiene que coincidir con la nuestra.

Si a cambio, algún día, a largo plazo, percibimos una pequeña suma económica por lo que hacemos en Youtube, ¿dónde estaría el problema? De todas formas, para nosotros, hablar de juegos siempre ha sido uno de nuestros pasatiempos. Seguiríamos publicando contenido en esta web incluso sin monetización. Un momento... ¡ya publicamos contenido en esta web que no está monetizado! Todos los análisis disponibles en Youtube, también lo están aquí en versión texto, donde no tenemos ni un solo anuncio, y los podéis leer tranquilamente desde el trabajo, por ejemplo.

De nuevo, muchísimas gracias a todos vosotros. Seguiremos subiendo contenido siempre que el tiempo lo permita y resolviendo las dudas para las que tengamos respuesta. Como dije la otra vez, en lo único que se van a ver afectados nuestros vídeos a medida que sumemos seguidores, será en su calidad. Seguimos aprendiendo, mejorando y compartiendo.

¡Un abrazo!

Publicado el 16 de septiembre de 2015