Sobre Ridge Racer Vita vendido en fascículos


Cuando probé la demo, me ilusioné durante unos segundos, “un RR7 en pequeñico” pensé. Pero entre los 30fps y las ralentizaciones inexplicables con un rival en pantalla, no pude esconder mi decepción. Y para colmo, pagar por un juego a todas luces inacabado y continuar pagando después para completarlo, es un modelo de negocio nada inteligente.

Estamos en el año 2012, hablo en nombre de todos si digo que a estas alturas estamos muy cansados de DLC’s insulsos. Este experimento o torpe estrategia, y motivo real de las pésimas críticas, podría haber funcionado hace seis años. Entonces, las palabras Downloadable Content representaban -en teoría - un sinfín de posibilidades, no a nuestro enemigo número uno, como hoy sucede.

RR7 tampoco fue un juego deslumbrante, y mantenía esa jugabilidad moderna mucho menos técnica (sensación de correr sobre raíles) que tanto nos costó aceptar a no pocos seguidores. Para muchos de nosotros, el último Ridge Racer puro fue la quinta entrega. Pero si en algo destacaba RR7, era en contenido y retos a raudales, inmenso. Pasar de aquello, a esto… es un paso atrás en todos los sentidos. Si simplemente hubieran partido de una versión base gratuita, y que en función de su interés, cada jugador pudiera confeccionar el juego a su medida, pagando por nuevos añadidos a un precio acorde, la percepción de la crítica y jugadores sería totalmente distinta.

Es cierto que el mercado está saturado de títulos de dudosa calidad, la mayoría de ellos poco longevos y hasta tres veces más caros que este Ridge Racer. Pero, aún así, ¿es razón suficiente para justificar su escaso -RIDÍCULO- contenido? Muchos de los juegos de mi colección han costado menos de 30 euros. Ninguno lo compré dividido en fascículos, como Namco pretende. No, no es un argumento válido. Del mismo modo que existen juegos caros y mediocres, también los hay muy buenos, completos y con precios asequibles.

Claro, es un Ridge Racer, por supuesto que es divertido, pero yo no puedo recomendárselo a un amigo -y ésa es la función de esta página, recomendar juegos- justificando su bajo precio. Quien quiera un Ridge Racer portátil, ahí tiene los dos de PSP, que son un “megamix” de toda la saga con el estilo de jugabilidad moderno y seguro que cuestan muy poco; y cuando Vita sea compatible con PsOne, los clásicos de los 90 por 5 euros cada uno.

Publicado el 22 de marzo de 2012