Tomb Raider: Anniversary (PC)


Aunque este análisis corresponde a las versiones de PC y PlayStation 2, debido a la calidad y fidelidad con la que se ha llevado Tomb Raider Anniversary a todos los sistemas, incluida una asombrosa conversión a PSP, no es necesario analizar el juego por separado en cada plataforma. Anniversary es una puesta a punto del Tomb Raider original, con la inclusión de nuevas zonas y secretos, modernizando a su vez jugabilidad y gráficos.

Esta aventura conmemorativa del décimo aniversario de Tomb Raider, que llega un año tarde a la cita, corre a cargo de Crystal Dinamics, los nuevos responsables de los juegos de Lara Croft desde que Eidos le entregó el finiquito a Core Design. Aunque las ventas nunca le fueron mal, la franquicia empezó a pasar ciertos apuros y a recibir críticas cada vez más duras. La primera entrega fue un juego revolucionario. La segunda repitió éxito con la fórmula del “más y mejor”. En la tercera y cuarta llegaron los problemas, escenarios demasiado complejos para un esquema jugable tan primitivo; acabar un nivel requería demasiada paciencia. Core prometió otro juego revolucionario, todo iba a cambiar con la quinta entrega, El Ángel de la Oscuridad. Hasta que salió a la venta y… Bye, bye, Core.


Eidos pensó que Lara necesitaba un cambio de aires con urgencia y confiaron en Crystal Dinamics, que se sacaron de la manga un más que correcto Tomb Raider Legend. De éste último, se nutre por completo Tomb Raider Anniversary en todos sus apartados. Ahora, once años después, podemos revivir la primera aventura de la heroína favorita de los videojuegos, aprovechando todos los avances de la tecnología actual y puliendo la jugabilidad al máximo. Atrás quedaron aquellos lentos y torpes movimientos, a veces encerrados en una cuadrícula invisible de la cual no podías escapar. Gracias al sistema de juego de Tomb Raider Legend, presente en Anniversary, Lara responde de forma natural a todas nuestras órdenes. Se juega de maravilla, es accesible y cómodo, como nunca antes.

Los cambios no son exclusivos del esquema jugable, Crystal Dinamics ha querido ir más allá. Se añade mucho material desbloqueable a medida que avanzamos y descubrimos secretos, varios niveles de dificultad, se profundiza aún más en la trama original y se renueva el apartado visual (con el motor gráfico que pudimos disfrutar en Tomb Raider Legend) no sólo con bellos cambios estéticos. Todos los niveles se han sometido a un rediseño asombroso, tanto ha cambiado, que merece la pena jugarlo por ver las novedades: se han modificado muchas partes, añadido nuevas secciones, eliminado puzzles y cambiados por otros. Algunas zonas han sufrido cambios tan importantes, que a pesar de conservar el mismo ambiente y elementos distintivos más característicos, a veces creeremos estar ante un juego totalmente nuevo.


La razón del éxito del primer Tomb Raider no radica en los atributos físicos de Lara, se debe a la perfecta combinación de plataformas, exploración y resolución de puzles, con la dificultad adecuada para no a aburrir a nadie. Este remake conserva toda la esencia de la brillante fórmula que convirtió a Tomb Raider en un mito, el paso del tiempo no ha podido deteriorar su excelente concepto. El poco contacto con otros personajes humanos durante el transcurso del juego, transmite al jugador una sensación de soledad que le sumerge por completo en esta apasionante búsqueda por el Scion, un antiguo artefacto con un misterioso e incalculable poder. Te sentirás como un verdadero explorador, adentrándote en prehistóricas cavernas y templos protegidos por innumerables trampas mortales.

Los tiroteos quedan en segundo plano durante buena parte de la aventura, pero se han añadido dos novedades: una especie de tiempo bala estilo Max Payne (que permite apuntar a la cabeza del enemigo) y un botón para recuperarnos rápidamente al ser embestidos. Tal y como ocurría en Tomb Raider, en Anniversary los enemigos se comportan del mismo modo, son rematádamente estúpidos. Puedes esquivar la mayoría de sus ataques refugiándote en una plataforma que esté por encima de ellos, suelen ser incapaces de perserguirte si no estás pisando el mismo suelo. Al no ser un juego centrado en el combate, es entrañable que la inteligencia artificial se haya mantenido tan fiel al original, y pobre, muy pobre. Aunque los cocodrilos todavía están capacitados para dar algún susto inesperado camuflados bajo el agua.


Como decía, la verdadera esencia de Tomb Raider es la exploración y aquí Anniversary es absolutamente brillante. Todos los niveles están repletos de nuevos salientes, columnas y estructuras por las que trepar, así como plataformas en las que utilizar el gancho, también heredado de Legend. No existen pistas o ayudas que te indiquen por dónde avanzar, el jugador está obligado a observar el entorno para descubrir cómo alcanzar esa cueva que alberga una reliquia oculta, ¡es fantástico! La fiabilidad de su control y las nuevas animaciones de la audaz Lara, ayudan a incrementar tu seguridad al escalar muros imposibles de auténtico vértigo. Incluso tienes la posibilidad de activar el agarre automático para que Lara se sujete a cada bordillo sin tener que pulsar ningún botón, lo cual, personalmente no me gusta nada. Además, el sistema de check points automático (hemos perdido los limitadísimos cristales azules de guardado) también facilita mucho la tarea. Quizás, para los puristas, el corto espacio entre cada punto de control no acabe de gustar. Puedes acabar el 80% del juego sin utilizar botiquines, sabes que si mueres vas a reaparecer a pocos pasos.

Los rompecabezas son muy básicos y no entrañan dificultad, suelen consistir en la búsqueda de algún artilugio o en la activación de interruptores que nos abren nuevos caminos, ayudados de objetos pesados que hagan presión para mantener dichos dispositivos activados, como por ejemplo, colocar una gran piedra sobre un interruptor. Tomb Raider Anniversary cuenta con una gran virtud que sigue inalterada, su ritmo de juego es el adecuado para no dejarte atascado durante más tiempo del estrictamente necesario. Sinceramente, llevaba bastante tiempo sin probar un juego al que no le encontrase algún motivo para abandonarlo a medias. Su longevidad y el tamaño de sus niveles también son muy adecuados. Completarlo por primera vez nos puede llevar 20 horas fácilmente, y seguro que te apetece repetir varios niveles o incluso hallar todos los secretos.


Es posible que los fans que esperaban un remake exacto al original, se sientan un poco extrañados al comprobar que el único aspecto intacto es la banda sonora, elemento ambiental que sólo aparece en momentos muy concretos. A algunos se les puede atragantar un cambio tan radical, pero nunca deberían quedar decepcionados.

Bajo mi punto de vista, Tomb Raider Anniversary es tan bueno como lo fue en su día el original, pero sin la revolución que éste supuso, obviamente. Recomendadísimo, de lo más divertido que he probado en los últimos meses.

Publicado el 13 de junio de 2007