Regalamos una Llave del Jefe / Boss Key giveaway (The Legend of Zelda: Ocarina of Time) Editar entrada


Hemos pasado los dos últimos años imprimiendo nuestros propios modelos 3D en lo que ha sido un período de aprendizaje increíble, hemos pasado muchísimo tiempo estudiando los principales programas de diseño en nuestros ratos libres, sin olvidar que nuestra impresora 3D, también montada por nosotros, no es precisamente un juguete que funcione pulsando un botón; entre ajustes y mejoras, ha dado guerra, pero en el buen sentido, hemos disfrutado mucho, se ha convertido en una afición muy bonita y creo que vale mucho la pena adentrarse en el mundo de la impresión 3D.

Familia Nintendo, familia feliz Editar entrada


Acabo de recoger mi New 2DS XL, y quiero dar las gracias no a Media Markt, sino a sus empleados en Fontanella / Estruc, porque a pesar de la incidencia "fantasma" con este pedido, cada una de las personas con las que he intercambiado alguna palabra merece un aumento de sueldo. Ojalá fuera tan simple como pedirlo. Llevamos una racha en la que veo mucha amabilidad y cercanía en los comercios, espero que los demás perciban lo mismo de nosotros.

Gratis no es hacer lo que te plazca (ah, nos mudamos a My Mini Factory) Editar entrada


Llevamos dos años diseñando sin descanso, hemos estudiado durante mucho tiempo los programas más populares y gratuitos (no por ello menos complejos y sofisticados), alcanzando ese punto donde el esfuerzo y los dolores de cabeza dan sus frutos en forma de diversión: estamos empezando a disfrutar de verdad diseñando en 3D sin restricciones. No es porque antes no lo hiciéramos, pero no tener que recurrir a un tutorial a cada paso que damos es un gran alivio, cambia por completo el modo de enfrentarnos a un nuevo diseño y se reducen los ratos perdidos.

El valor que internet merece Editar entrada


Terminé el artículo anterior dirigiendo mis pasos hacia un lugar distinto, pasé de un tema trivial como las altas puntuaciones en la prensa española, a un asunto que considero importante.

Desde que me conecté por primera vez a Internet con mi maravillosa Dreamcast y su módem a 33.600 kilobaudios (más lento que en otros países porque los del territorio PAL siempre éramos los pringados), fui bendecido por una fuente inagotable de conocimiento que me cambió a mejor, me despertó de mi letargo. El archivo del saber humano al que me dio acceso abarcaba prácticamente cualquier materia posible, en seguida reactivó mi capacidad innata por aprender (sedada gracias a un sistema educativo inadecuado que en mí no terminaba de funcionar) y llegué a ser una de esas personas que no se acuestan sin aprender algo nuevo.

Super Stardust HD (PS3) Editar entrada


Un matamarcianos demencial. Fue uno de los primeros títulos de PlayStation Network en Europa, el primero en recibir trofeos, 3D manteniendo 60 fotogramas estables y 1080p. Hito y mito. Suena exagerado pero si te gustan los arcade, no jugar es desperdiciar tu consola; mi favorito absoluto de PlayStation 3. La primera gran sorpresa jugable del sistema de distribución digital de Sony cuando aún no era consciente de su potencial.

Sólo el 3% de videojuegos son malos (sobre Hobby Consolas y puntuaciones exageradas) Editar entrada


Como muchos de vosotros, dos décadas atrás el único modo que tenía de informarme sobre los futuros lanzamientos de mis consolas, era acudir al kiosco a por una ración mensual de prensa escrita. En España, Hobby Consolas y SuperJuegos se repartían el corazón y dinero de los niños, no eran las únicas publicaciones disponibles, pero el rifirrafe entre las dos llegaba a levantar pasiones haciendo brotar fans y detractores a ambos lados. Hablamos de una rivalidad sana, nadie amenazaba de muerte, se entendía mejor que ahora el concepto ‘libertad de expresión’ porque, por encima de éste, siempre teníamos presente aquello de que la libertad de un individuo termina donde empieza la de otro. Bueno, y porque tampoco existía Twitter, así que la mala gente no podía reunirse con facilidad a conspirar contra los demás.

American Pro Football (Master System) Editar entrada


Es casi embarazoso escribir una reseña de American Pro Football, ¿qué puedo decir sobre un deporte que no comprendo? A este juego se le ven buenas maneras, pero no estoy preparado para hablar sobre sus virtudes, serían impresiones descafeinadas en la línea de las primeras Super Juegos, algo así como: con unos gráficos bien definidos y un desplazamiento muy suave, American Pro Football es un programa imprescindible para los fans de este deporte. Como otros tantos juegos de aquella época, no sé ni cómo llegó a casa, hacíamos intercambios en los que unas veces ganabas y otras perdías. Dejo esta entrada antes de ponerlo en eBay, para recordar que este cartucho de 1989 formó una vez parte de mi colección. No habrá reseña completa, lo siento.

Basketball Nightmare (Master System) Editar entrada


Juego de baloncesto del año 1989 que al contrario de lo que siempre había pensado, no está programado por SEGA. La desarrolladora que parece estar detrás de este cartucho es una tal Aicom, porque comparte una característica muy marca de la casa presente en todos sus juegos de baloncesto: unas escenas muy vistosas al hacer mates. Debido a la imposibilidad de elegir a qué jugador pasar el balón, los partidos vienen a ser un correcalles, literalmente. A mí, me ponía de los nervios, pero sus repetitivas "cut-scenes" me asombraban; lo odiaba pero quería más.

Digital Pictures: locos por el Full Motion Video Editar entrada


Cuando los gráficos de los videojuegos no destacaban por su espectacularidad, las secuencias de vídeo aportaban el dramatismo extra en los momentos más intensos de la partida. Me viene a la mente la disparatada odisea de Abe en su huida de las granjas hostiles, o el duelo entre Seifer y Squall en la épica introducción de la octava entrega de Final Fantasy. Y qué decir de Edge observando atónito a Azel por primera vez, aquel día brotó algo en mi corazón, no bromeo. Las secuencias Full Motion Video nos transportaron a lugares solo posibles en nuestros sueños, eran emocionantes, vibrábamos con ellas. Sin embargo... (la versión en vídeo está disponible en nuestro canal de Youtube)

Lloros, pataletas, odios e infelicidad (o cómo los jugadores se vuelven peores que la industria) Editar entrada


Más allá de los análisis que escribo cuando un juego me ha calado hondo y florece la necesidad de compartir su belleza, no acostumbro a trasladar mis opiniones más personales a Youtube. Han pasado unos años desde que comprendí el valor de esta herramienta, no sabéis la cantidad de cosas que he aprendido gracias al conocimiento que otros compartieron antes, pero nunca me he sentido realmente cómodo, tengo claro que no es como pasear por casa con mis zapatillas de Sonic puestas, y el término ‘youtuber’ todavía me causa extrañeza.